“Los mexicanos nos vamos renovando, son luces y son para los niños”, subrayó Jenny del Carmen Pérez Sánchez, vendedora de cohetes, asimismo, reconoció que mucha gente ha dejado de lado esta tradición debido a la situación económica y los accidentes

​Pokebolas, Sopa Nissin y hasta six de cervezas son algunas de las novedades que los coheteros instalados en la parte posterior de la Expo-Feria y el Centro de Convenciones pusieron a la venta para tratar de lograr un repunte en sus ingresos.
“Los mexicanos nos vamos renovando, son luces y son para los niños”, subrayó Jenny del Carmen Pérez Sánchez, vendedora de cohetes desde hace varias décadas en Coatzacoalcos.
En entrevista, dijo que los puestos fueron instalados desde el primer día del mes de noviembre; sin embargo, muchas personas desconocen su ubicación.
Aunado a lo anterior, reconoció que mucha gente ha dejado de lado la tradición de quemar cohetes debido a la situación económica y los accidentes que se han registrado durante los últimos años.
“Ya no es lo mismo, se va perdiendo un poco la tradición pero es un mes en el que uno se divierte con toda la familia. El 24 y 31 esperemos que vengan las ventas más fuertes y a partir del día 12 más que nada por las peregrinaciones de la virgen de Guadalupe”, expresó.
Pérez Sánchez recordó que los coheteros estarán instalados hasta el seis de enero desde las nueve de la mañana hasta las 10 de la noche, según lo autorizó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).
Hay variedad de precios, desde 20 pesos por 300 luces hasta otros de 50 pesos o más, entre ellos las novedades de este año.
Otros cohetes, como cara de diablo, dejaron de venderse desde hace varios años, agregó.