La larga permanencia en el espacio podría afectar la visión de tres cuartas partes de los astronautas. Estudios dados a conocer este lunes mostraron cambios como el aplanamiento del globo ocular y una inflamación de la extremidad de los nervios ópticos.

La visión de las casi tres cuartas partes de los astronautas que permanecen por largo tiempo en el espacio se ve alterada por cambios en la presión del líquido cefalorraquídeo como resultado de la microgravedad, determinaron científicos cuyo estudio fue divulgado este lunes.
Durante la última década, mientras un número creciente de equipos pasan meses en la Estación Espacial Internacional (ISS), los médicos de la NASA comenzaron a notar problemas de visión entre los astronautas que permanecen largas temporadas en órbita.
Su visión era borrosa y estudios más profundos mostraron cambios estructurales, entre ellos el aplanamiento del globo ocular y una inflamación de la extremidad de los nervios ópticos.