Oppo y Vivo se impusieron en uno de cada tres smartphones vendidos en China en el tercer trimestre, con estrategias como aprovechar el poder adquisitivo de los clientes rurales, donde Apple es vulnerable por el alto costo del iPhone.
Hace dos años, Oppo y Vivo no lograban superar a los cinco primeros en el mercado de teléfonos inteligentes de China. Hoy rebasan a todos luego de hacer a un lado a Apple, gracias a personas como Cheng Xiaoning.
Cheng administra una pujante tienda de artículos electrónicos en la localidad de Miaoxia y utiliza su cuenta en la red social WeChat para promover las marcas que pagan la mayor comisión, que en su caso son Oppo y Vivo. Estos pagos comienzan en cerca de 40 yuanes (6 dólares) y escalan hasta 200 yuanes para los modelos de lujo de Oppo.
“Es por eso que me gusta presentarles el Oppo R9 Plus a los potenciales compradores”, indicó. “El negocio ha estado perfecto, de hecho nunca ha estado mejor”.