Preparar a niños en el camino del emprendimiento es una de las labores más importantes, sobre todo cuando los menores tienen iniciativa y buenas ideas.
A pesar de que se cree que los menores no tienen capacidad de emprendimiento, la realidad es que algunos ya traen esa iniciativa y son capaces de visualizar pequeños negocios, utilizando los recursos que tienen a su alcance.

“Educar a niños emprendedores significa dar a los pequeños las herramientas para defenderse en la vida, aprender del fracaso y ayudarles a que logren sus sueños”, asegura Fernando Naranjo, director de la franquicia Business Kids para Costa Rica.

Según Forbes, el hecho de ofrecerles estas herramientas a los pequeños, les va servir para ejecutar de mejor manera sus proyectos empresariales, administrar los recursos disponibles y ayudarlos a tener un desarrollo integral pleno.


También es importante estar consciente de las características de los niños emprendedores, ya que son personas “que aprende más por su deseo de crecer y desarrollarse, que por obtener una buena nota o por demostrar su conocimiento”, según lo define Amco, una consultora especializada en capacitación de emprendedores.

Además, son capaces de “trabajar de forma responsable sin necesidad de supervisión, ya que sabe qué es lo correcto para él”, asegura.

Pero para no frenar las aspiraciones de los menores que están interesados en materializar algún pequeño negocio, es necesario que los papás comprendan su idea y le ayuden a desarrollarla, ya sea llevándolos a centros de formación empresarial para niños, o con pequeñas acciones que fomentarán su interés por los negocios.

Fernando Naranjo asegura que los padres deben escuchar con seriedad las ideas de sus hijos.

“Debes escuchar activamente a tus hijos y ponerte al nivel de ellos. Siempre míralos, no hacerlo puede afectar su autoestima porque pueden pensar que no son importantes para ti”, dijo el experto.

Doctores recomiendan que los niños consuman únicamente 6 cucharadas de azúcar diariamente/Imagen:realfitness.com

Otro factor muy importante es acercarlos a actividades que les generen experiencias enriquecedoras.

“A este mundo se vino a ser feliz. Por eso, dales la mayor cantidad de experiencias, cursos y actividades sin saturarlos y en lapsos adecuados para que también disfruten de su niñez”, asegura Fernando Naranjo.

Y si se está en la posibilidad de canalizar al niño emprendedor a alguna organización o institución especializada en el tema, esto les será de gran beneficio por los conocimientos que adquieren en esos sitios.

Así, podrán tener acceso a metodologías de enseñanza basadas en el desarrollo emocional, intelectual y social de cada alumno, “proporcionándole las herramientas necesarias para enfrentarse a los retos de la sociedad cambiante, multicultural y competitiva de hoy en día”, asegura Amco.